Los Maestros relojeros del Jura Suizo (1665-1829) 2º Parte

Se considera el relojero suizo de más prestigio de su época, ya que otros relojeros nacidos en la misma región y con mucho renombre, como Abraham Louis Breguet y F. Berthoud, se establecieron pronto en Paris para desarrollar su obra.

Para remontarse a los orígenes familiares de Pierre Jaquet-Droz, hay que situarse en las montañas del Jura Suizo muy cerca de Neuchatel en la villa de Le Locle.

Nacio el 27 de Julio de 1721 en La Chaux de Fonds, villa muy cercana a "Sur-le-Pont", donde la familia era propietaria de una granja en la que vivió y estudió hasta su adolescencia.

Después de finalizar sus estudios elementales en la escuela de su localidad y complementarlos con lecciones de religión impartidas por el pastor de su localidad, fue enviado a Basilea para prepararse en humanidades y enfocar sus estudios hacia la enseñanza religiosa. Cuando contaba diecinueve años y ya estudiaba teología en Neuchatel, fue propuesto para un cargo religioso dada su capacidad para la enseñanza de la religión. Pero en esta época de su vida, cuando pasaba temporadas en la granja familiar, se empezó a interesar por la mecánica y la relojería, probablemente influido por sus familiares y amigos, entre los que se encontraban Brandt-dit-Grieurin, los Sandoz y los Robert. A raíz de estas influencias, parece que su carrera y vocación quedó definida y orientada hacia la mecánica y la relojería.

Los Maestros relojeros del Jura Suizo (1665-1829)

Las montañas de Neuchatel o el Jura Suizo, han visto nacer a la relojería, algunos de los más relevantes maestros relojeros de la historia. Daniel Jean Richard 1665-1741, Pierre Jaquet-Droz 1721-1790, Abraham Louis Perrelet 1729-1826, Abraham Louis Breguet 1747-1823. vamos a tratar en cuatro capítulos de forma resumida sus vidas y obras, que los hicieron famosos en su tiempo.

 Máquina de reloj "oignon", en latón y acero, diámetro de 44mm y espesor de 19mm, la máquina va firmada por D.JeanRichard au Locle, principios del siglo XVIII.

La máquina construida para una esfera de una sola aguja, dispone de cuatro pilares egipcios en latón dorado una rueda de caracol por cadena de acero transmite la fuerza del barrilete al rodaje y al escape en este caso de rueda de encuentro. El puente de volante en latón dorado va gravado y calado con ramos simétricos, acabados en su parte superior por dos pájaros colgados y en dos cabezas de animales en la parte inferior.

Este puente tan bellamente decorado cubre un volante anula de tres brazos en latón, afinado por un espiral corta en acero (la espiral dispone de dos espiras). Fabricado en Le Locle Suiza sin datación exacta se supone a principios del siglo XVIII.

El año del establecimiento de Daniel Jean Richard en Le Locle Suiza, es en el 1706.

Fontaine de table (Clepsidra)

Introducción

Clepsidra anónima Alemania de la segunda mitad del siglo XVII. Construida con gres pilicromado de "Grenzhausen" a Westerwald (region entre Koblenz y Marbourg).

  • Altura 577 mm.
  • Diametro 235 mm.

Decoración exterior

Los dos recipientes con forma de tambor se unen mediante cuatro columnas que sirven de soporte.

Los puntos de unión y ancoraje van decorados con medallones circulares y muestra caras humanas trabajas con alto relieve.

El diapasón en el reloj de pulsera

Para escribir sobre este tipo de relojes no se sabe si se debería hablar en presente o en futuro, ya que, a pesar de no fabricarse actualmente, todavía hay un trabajo de mantenimiento y reparación por hacer en algunos relojes de coleccionistas.

Cuando se acabaron las posibilidades técnicas de seguir avanzando en el reloj electrónico de pulsera con oscilador a volante motor, se fabricó por primera vez el resonado de diapasón (Bulova); pero al poco tiempo, y bajo patente de esta última, se mejoró el resonador para eliminar algunos defectos importantes de los modelos; así se comercializó el ESA 9162.El principio de funcionamiento era especialmente complicado al reunir la electrónica más avanzada de la época con la mecanización más complicada de ajustes y puesta a punto.

Cronógrafos electrónicos de cuarzo

Los relojes de pulsera electrónicos, con dispositivo o función de cronógrafo, siguen siendo, a pesar del tiempo transcurrido y de los muchos modelos que se han fabricado en estos años, los más apetecibles para el consumidor medio.

Cuando un futuro comprador de este tipo de relojes entra en un comercio o negocio para adquirir un reloj de estas características, que llamamos "de complicaciones" por sus funciones, debería interrogarse sobre algunos aspectos que, a continuación, vamos a detallar.

Paciencia; palabra ideal para definir el tiempo que habrá que dedicarle al manual de instrucciones de uso que acompañan a todos los cronógrafos de múltiples funciones, necesario para programar, de nuevo, cuando se reinicien las funciones al sustituir una pila o en los cambios de hora.

Reparaciones; las reparaciones en este tipo de relojes, si las hay, son más costosas que las de un reloj convencional, incluso más que las de un multifunción.

Adecuado; nos preguntamos, ¿realmente necesito tantas funciones para el uso que pienso darle? ¿Es solo una cuestión de estética o de moda? Preguntas como éstas o muchas más nos podríamos hace para frenar la ilusión por adquirir un producto que, normalmente, se compra por impulso o bajo una óptica más de ilusión que de racionalidad funcional.

A continuación, presentamos como ejemplo de este tipo de relojes unos cuantos módulos electrónicos de cuarzo, con funciones de cronógrafo.

1979-1999 Veinte años de relojes de cuarzo ESA 9220 - ETA 901001

Más de veinte años y muchos módulos de calibres diferentes separan a los protagonistas de este estudio resumido y comparativo entre dos tecnologías electrónicas que en su día, y aún actualmente, se emplean para la fabricación y comercialización de relojes de cuarzo.

El calibre ESA 9220 introdujo en el mundo de la relojería electrónica de cuarzo los materiales plásticos en su proceso de fabricación. Un cristal de cuarzo con talla en forma de barra (con el tiempo demostró sus carencias) y una platina base que incluía todos los circuitos del reloj.

Actualmente, con el calibre ETA 901001 se ha conseguido un nivel muy alto en la electrónica integrada de los módulos de la relojería de pulsera, que abastece el sector más comercial y de más consumo anual.

Las complicaciones en el reloj de pulsera: El automático

CARACTERÍSTICAS GENERALES BÁSICAS

Hacia 1893 una fábrica, en el cantón de Neuchatel, en Suiza, fabricó un reloj de bolsillo con mecanismo de cuerda automático y con dispositivo de indicación de reserva de marcha. Su fabricación se hizo en serie.

En el dibujo se muestra el dispositivo en forma de palanca de brazo único que hacía las veces de lo que hoy denominamos "masa oscilante".

Las complicaciones en el reloj de pulsera. El calendario

Por definición, el calendario es el conjunto de los convenios adoptados, con el fin de hacer coincidir el año civil con el tropical o solar y fijar sus subdivisiones en meses, semanas y días. Se agregan a menudo las fiestas religiosas, las fases de la luna, las estaciones, etc.

Normalmente, en el sistema mecánico de calendario de reloj no aparecen las fiestas religiosas ni las estaciones. En el curso de los siglos fue necesario reformar los calendarios de los diversos pueblos como consecuencia de la duración del año, que es de 365,2422 días, o 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45 segundos.

Las complicaciones en el reloj de pulsera. La sonería en el reloj de pulsera

No es de extrañar que desde el principio se quisieran adaptar al reloj de pulsera las sonerías que tanto éxito han tenido siempre en los relojes de pared y bolsillo.

Actualmente no sólo los relojes mecánicos tienen sonerías, también muchos relojes electrónicos de cuarzo disponen de la función de sonería o alarma (despertador).

En la mayoría de los casos, la función alarma se complementa con las características de muchos relojes con complicaciones más corrientes, como cronógrafos o calendarios. A continuación descubriremos, aunque sea básicamente, como son los relojes con dispositivo de sonería o alarma.

Cómo se fabrica un reloj de pulsera, una visita a "FHF"

Después de dedicarles varios números de esta sección al interior del reloj, creemos haber llegado el momento de tratar, aunque sólo sea superficialmente, la construcción y fabricación del reloj de pulsera.

Para acercarnos al mundo de la fabricación, hace un tiempo nos trasladamos a un pueblecito del Jura suizo llamado Fointemelon, donde desde hace muchos años existe una fábrica que produce relojes para todo el mundo. Anteriormente formaba parte del grupo Ebauches S. A., ahora ETA S. A., cuyo distintivo es ETA "FHF", que significa "Frabrique d'horlogerie Fointemelon". Visitando la fábrica, nos dimos cuenta de la inmensa estructura que se necesita para elaborar productos tan pequeños.

Bulova Accutrón serie 218

El reloj "Bulova Accutrón" fue, en su momento, el mecanismo de relojería de pulsera electrónico más innovador, por sus características mecánicas y electrónicas.

Disponía de un sistema de regulación de marcha de mucha precisión, que dió nombre, después, a muchos otros que le siguieron en la llamada generación de los diapasones. Como su nombre indica, este regulador de la marcha era un mecanismo de forma diapasón, al cual lo mantenía en funcionamiento un circuito electrónico basado en transistores, boninas, condensadores, resistencias y contactos múltiples.

Esaquartz EEM Cal 931771. 1981

Ebauches electroniques S.A. Marin Suisse Un digital clásico de los años ochenta

A finales de los años setenta y principios de los ochenta, el sector de la relojería de pulsera andaba revuelto por la intrusión con fuerza de los relojes digitales, que por esa época tenían un futuro mucho más prometedor, en cuanto a los valores absolutos de venta, ya que se presumía una igualdad con los analógicos de cuarzo o de agujas tradicionales, cosa que todo el mundo sabe actualmente, no se ha producido.

¿Qué es un Cronógrafo mecánico?

El cronógrafo es el reloj que indica las horas, los minutos y los segundos; pero que, además, está dotado de un mecanismo que permite proceder a operaciones continuas o interrumpidas en las que se marca 1/5 sobre 5 de segundo, con una duración que puede estar comprendida entre una fracción de segundo y doce horas. Este mecanismo suplementario permite la puesta en marcha, la parada y la vuelta a cero de una aguja central llamada "trotadora" o "gran segundero" que marca los segundos y los quintos de segundo así como otras agujas totalizadoras a minutos y horas. Estas operaciones se efectúan mediante los pulsadores de la caja.

El cronógrafo ratrapante

De los muchos sistemas y mecanismos inventados y construidos para el reloj de pulsera cronógrafo, el más apreciado entre los coleccionistas y compradores entendidos en el tema es el cronógrafo ratrapante.

Cronógrafos y contadores

Los relojes de pulsera nos indican el paso del tiempo o, dicho de otra manera, la hora en que vivimos. Normalmente los ajustamos de hora teniendo como referencia a otros de mayor precisión. Por el contrario, los cronógrafos y contadores nos permiten medir intervalos de tiempo más o menos largos a conveniencia del usuario. El concepto intervalo de tiempo se refiere al principio y final de un fenómeno que puede ser natural o artificial;  una competición deportiva, una tormenta, el proceso de producción industrial, la secuencia de respiraciones, etc.

La sonería mecánica en el reloj de pulsera

Constituye una de las complicaciones más importantes de la alta relojería y da vida a una serie de relojes selectos, incluso algunos de colección, pertenecientes sólo a las grandes manufacturas. Este artículo se presenta como una introducción al tema, además de informar sobre los tipos existentes y su funcionamiento.

El Tourbillon y el Tourbillon carussel

El "Tourbillon" es un dispositivo que ha llegado hasta la relojería contemporánia después de siglos de evolución y progreso, en los que los herederos y seguidores de su creador, Abraham Louis Breguet, han continuado investigando este sistema de gran regularidad, independiente de la posición del reloj y que utilizan grandes manufacturas como Jorg Hysek, Breitling o Maurice Lacroix.

El calendario en el reloj de pulsera (Simple - Perpetuo)

Podemos asegurar que los mecanismos de calendario no se han inventado hoy en día, sino que han ido evolucionando desde los primeros que se crea ron a relojes estáticos y disminuyendo su tamaño, hasta llegar a nuestros días como los conocemos. Al empezar la construcción de relojes portátiles, sobre todo a partir del siglo XVI, los relojeros ya desarrollaron y montaron mecanismos de calendario en sus mejores piezas. Estos primeros y rudimentarios dispositivos, sólo disponían de la información conocida en la época. Hay que reconocer el mérito constructivo de estos primeros dispositivos a pesar de lo impreciso de su funcionamiento, no tanto por el calendario, como por la máquina mecánica que lo hacía funcionar. Tanto es así, que estos relojes disponían de un reloj de sol complementario, para poner en hora al mecánico.